PROGRAMA DE ACTIVIDADES

diumenge, 21 de desembre de 2014

a modo de despedida del 2014: grupo de actividad física y deportes


domingo, 21 de diciembre de 2014, ayer, a las diez y media, sólo estábamos santi y yo, ni jordi ni m-s, ni carlos b., ni boris, ni koen, ni cristóbal, ni juan antonio, ni hubo llamada de onofre, parece que la navidad nos dispersa: los primeros fríos y los primeros catarros, un sentimiento muy generalizado y paradójico de disfelicidad por usar una horterización de la palabra tristeza... o es que lo que se celebra es algo así como un 'triunfo', entiéndase triunfo con sentido de 'panegírico', de una familia que retoña y que por ende nos hace notar todo lo que está quebrado, perdido, separado, obvio, aburrido u odiado en relación con aquello que se desea y de lo que a un mismo tiempo se abomina... (cuánto tiempo se pierde en explicar la feroz no-felicidad)

... así que nos fuimos juntos a hacer un café, como seres racionales modificamos sobre la marcha el plan del día, y bajamos por la rambla donde no estaba cati aunque sí el puesto de flores, santi se quejaba de que dijeran del mozo de bronchales, el que estampó su viejo coche matrícula de guadalajara cargado con dos botellas de butano contra el escaparate de génova, que dijeran que estaba loco, pues bastaba con que dijeran que se le había ido la pinza, porque lo de la pinza nos iguala a todos mientras que los locos somos crónicos que soportamos esa extraña funcionalidad, cuando no disfunción, que en su faceta más critica llamamos locura y que luego nos señalará de por vida, como a mataperros (el que matara un perro), aunque cuidemos primorosamente en tomar los medicamentos, tener vida social, tener un tiempo de ejercicio físico y realizar las actividades de la vida diaria... todo ello prescrito para alcanzar una forma natural de vida, lo que, paradójicamente, se resiente en su naturalidad por ser prescrita... cree el psicólogo, cree el psiquiatra, cree el trabajador social, el terapeuta ocupacional, el educador social, el técnico de integración social, el monitor y el cuidador que nos cuida, en que habituarse a las tareas facilitará una futura vida razonablemente normal... y yo estoy en eso

... decía que fuimos camino del borne y que rechazamos entrar en el gran hotel posponiendo la visita a sorolla para otra... pero no pasamos de saludar a menhubab, inmerso como estaba en sus cavilaciones, a pesar del sabath, o con el sabath, pues según nos informara, se permite la actividad si con ello se obtiene la salvación del mundo... y tras un bello intercambio de salutaciones y buenos deseos, lo dejamos inmenso en su blancura, solitario en su banco del boulevar, revisando una pequeña, gruesa y gastada libreta cargada de notas...

... y fuimos a parar, como turistas ajenos, a los muelles del parc de la mar cruzado entonces por un silencioso grupo de coloridas canoas... me chocó la esquina, ahora diáfana, donde dos meses atrás hubo un escenario al que nos encaramáramos para reivindicar más, mucho más, porque lo que ofrecen es realmente 'poco' y lo que nos dan 'nada', aquella fiesta sumamente cuerda y familiar que organizamos por el día mundial de la salud mental
... y ya sentados en la terraza del bar (té, café y cigarrillos, me dejé invitar) supimos que allí es el personal de la cafetería quien alimenta a los patos mientras un poco más allá murieron de hambre varios cisnes esta temporada... no hay presupuesto para alimentar animales y multan a los que se atreven porque con ello, dicen, también alimentan las ratas

... santi se marcharía en bus-surf desde la plaza de las tortugas y yo preferí caminar, nos dió tiempo a pisar, inadvertidamente, a una mujer mayor y extranjera, fue a causa de una deriva corporal, un cuerpo que lentamente se desplazaba hacia atrás y hacia ella hasta establecer el doloroso contacto... lástima de imagen la nuestra (apretón de manos, sonrisa, hasta el miércoles, mantén a raya las ideas obsesivas, las paranoias, toma descanso, entretente, ponte a salvo... porque quiso preguntarme cómo le veía)

... ya solo subí por san miguel y saludé breve y agitando mi mano al joven psiquiatra que en una terraza de bar entretenía la mañana con amigos, y esto me dio en pensar a quién conozco por aquí y en que muchos tienen que ver con el negocio de la cordura... y si hablara con david o. y montáramos un programa de radio, como el de frazer en seatle, soy un psicólogo con el mandato de escuchar, del control me ponen con alguien que no sabe que lo es, otro psicólogo, eso se lleva puesto, solo que su mandato es el de decir, entonces basta con poner en contacto las mentes y conversar, luego el tiempo pasa por su cuenta y david o. nos avisa de que se acerca el momento de la despedida... el encuentro  siguiente me vino a dar la razón sobre la gente que conozco por aquí, porque cuando acomodaba mi amplio y articulado conjunto de huesos al sillín de mi bici apareció mariano que recién abordaba la decisión de volver a la lectura, cosa que comparto y añoro, blandiendo un libro de iniciación al yoga; mariano estuvo allí, en el rincón ahora diáfano del parc de la mar y compartimos escenario exigiendo lo que nos falta,... y luego esperó a que yo le llamara... pero yo esperaba lo mismo, que fueras tú quien me llamara,... acordamos solucionar con este encuentro nuestro desencuentro, ahora tiene mi teléfono y unas cuantas tardes libres a la semana para quién sabe


... más allá me entretuve con david m. el payaso,  bajo su chistera ocultaba una gran hoguera que ardía sin consumirse: algo que no había salido bien, un desencuentro, alimentaba la hoguera con agrias palabras y numerosas pérdidas ... de vuelta al pasado y a su generosa oferta te aseguro david que no te olvido, pero ya sabes, no es cosa mía, pero por si acaso, por si algún día decimos que sí, no te olvides de que al final saldríamos haciendo el payaso por ahí, que no nos quedaríamos como satisfechos de nosotros mismos, colgados de una risa, y yéndonos cada uno por su lado para comer a casa... entretanto una trabajadora del psiquiátrico se paró a nuestro lado y entendí que se me echaba de menos, al menos en ese breve instante del encuentro, agradecido le mostré mi futuro que se jalona de intentos de ayer de ir a la cárcel, y un futuro mañana que aguardaría en menorca... siempre esperas?, david m. insinúa que debo hacer algo, hazlo por ti, y eso me hizo ir del uno al otro david y la velada de radio donde se escucha el relato de alguien que vaga un poco más desorientado y perdido que lo que se cree, de desorientado y perdido, el que escucha, ... de vuelta al david del teatro, te llevo en mi pensamiento, déjame decirte hoy, porque ayer no caí en ello, que ayer estuve con marcela en el slam de los poetas y que seguro que a eduardo le encantaría conocerte

... oh, cristo!, es navidad y parece que todo el mundo ha salido a vender algo a la calle

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

DINOS ALGO POR EL SPEAKPIPE